Related products
  • MUJER EN EL MUNDO DEL VINO
  • NOÉ
  • GANÍMEDES
  • DIONISIO Y ARIADNA
  • VIÑEDOS INVERNALES
  • VIÑEDOS OTOÑALES
  • BACO JOVEN
  • ARIADNA - ATLETA I,II, III
  • NIÑO CON UVAS
  • DIONISIO
  • VIDRIERA CÁLIZ
  • EPIFANÍ­A FRENTE AL MONTE AGUDO
  • ME INTRODUJO EN SU BODEGA

CENTAURO

Condición: Nuevo

Disponibilidad:

Artista: Miguel Ángel Sáinz Jiménez

Año: 1999

Más

Video

Hijo de Dionisio y Ariadna fue Oinopión, el criador de vino por excelencia y rey en la isla de Quios, de donde procedían los mejores caldos de la antigua Grecia, especialmente el llamado Prennios. En la bodega está representado en la escultura Centauro (1999) trasegando unas ánforas de vino a lomos de un centauro.
Estos eran unos seres montaraces, violentos y salvajes, lascivos y amantes del placer bruto, como lo es de beber el vino con exceso. Solían unirse al tiaso báquico, junto a las ménades, sátiros y demás componentes del alegre cortejo. Pero hubo unos pocos centauros, procedentes de otra genealogía mítica, que destacaron por su inteligencia y generosidad, siendo incluso progenitores en conocimientos de dioses y héroes. De Dionisio fue en algo mentor el centauro Folos, representado en la escultura. Murió por dos motivos, el primero por ser generoso en compartir de vino de los centauros para homenajear a Hércules, cuando éste le visitó en su cueva, y el segundo por su curiosidad científica, al querer indagar el poder de las flechas envenenadas de Hércules, una de ellas le rozó, causándole la muerte. El centauro, por combinar en su ser mitológico el genio humano con los instintos primarios del genio animal, es símbolo, cuando se trata de los centauros de la generación de Folos y Quirón, del enriquecimiento del hombre por el conocimiento y control de los instintos más poderosos de la naturaleza, representados en su mitad caballo. En la elaboración de los vinos más excelentes esta conjunción de la inteligencia humana equilibrando desde dentro la fuerza fermentadora de la naturaleza puede ser un paradigma. Oinopión, síntesis de todos los conocimientos de su padre Dionisio respecto de las uvas y del vino, y Folos, conocedor profundo del impulso íntimo de la naturaleza, forman un equipo de trabajo sugerente.

No hay puntos de recompensa para este producto.